ACTIVIDADES A DESARROLLAR

1 - ESTUDIEMOS ESTE ARTILUGIO...

AHORA PUEDEN IR A: http://www.scribd.com/doc/2381918/Analisis-de-Objeto-Tecnico-El-Clip

http://www.scribd.com/doc/2381918/Analisis-de-Objeto-Tecnico-El-Clip

http://www.scribd.com/doc/2381918/Analisis-de-Objeto-Tecnico-El-Clip

















2 - ¿Hacia dónde gira esta imagen?. Mira bien y después... discutimos tu respuesta.





http://rjmesa.com/management/seis-sombreros-para-pensar/

pensamiento creativo y pensamiento reactivo.
El pensamiento reactivo apoyado en el diálogo y en la argumentación no es capaz de generar propuestas, su utilidad se basa en la capacidad de reacción frente a un interlocutor.
El pensamiento creativo produce propuestas, establece objetivos, evalúa prioridades y genera alternativas.
Para De Bono la puesta en práctica del pensamiento creativo es resultado de un aprendizaje, igual que se aprende cualquier otra habilidad. Para ello es necesario que pongamos orden en nuestra metodología de pensamiento. Debemos de gestionar con fluidez (flow) más que con procedimientos (process) nuestros componentes de pensamientos referidos a: la creatividad, la lógica, la información y las expectativas. Cuando ponemos en funcionamiento nuestros pensamientos con intención y movimiento con el objetivo de alcanzar algo, es cuando las ideas se convierten en realidad. Nuestra tendencia ( y deseo) de pensar, es lo que hace de nosotros unos pensadores. Si conseguimos racionalizar el “proceso de pensar” seremos capaces de alcanzar nuestros objetivos. La idea de los sombreros pretende crear una imagen con la que visualizar más fácilmente la racionalización y la secuencia que nos ayude a poner orden. Se trata de introducir intencionalidad en nuestra práctica de pensamiento, que unida a la acción, haga posible el que convirtamos una idea en realidad. Aún tenemos como asignatura pendiente el “aprender a pensar”, De Bono nos pone al alcance un método en el que podemos recorrer etapas en esa dirección, mediante el desarrollo de nuestro pensamiento creativo, y por medio de la creatividad de los seis sombreros que nos permite:
Cambiar fácilmente de rol, al ponernos y quitarnos diversos sombreros estamos representando muy diferentes papeles (egos), lo que nos permite ser más flexibles y fluidos de pensamiento.
Concentrarnos, ya que al ponernos un sombrero diferente cada vez, nos obliga a establecer un contacto profundo y preciso con el rol de cada momento, al tiempo que dirigimos la atención hacia cada una de las seis direcciones establecidas.
Ser flexibles, ya que con cada sombrero nos obligamos a cambiar de modo de pensar, a flexibilizar nuestra visión, permitiéndonos ser auténticamente emocional.
Ser ordenados, cuando decidimos aceptar las reglas que nos imponen los seis sombreros en nuestra forma nueva de pensar no basado (principalmente) en la mera discusión. 
El paradigma de los seis sombreros es muy sencillo, nos imaginamos que nos ponemos ( o nos quitamos según la ocasión) unos sombreros imaginarios, cada uno de un color diferente. En una actividad colectiva animamos a los participantes a usar sombreros de un color concreto, por un espacio acordado de tiempo. Este hecho implica que los participantes admiten una suerte de juego de rol mental.
con  SOMBRERO BLANCO
Mantenemos una mirada imparcial a los datos y a la información: “Los hechos son los hechos”. Buscamos la pureza de los acontecimientos, nos apasiona la capacidad de cuantificar, tabular y en general toda la información que sea neutral y objetiva.
No hacemos interpretaciones ni damos opiniones. Nos gusta funcionar distinguiendo dos niveles de relación: sobre hechos verificados y probados versus hechos que se parecen verdaderos pero que todavía no han sido verificados.
                    con  SOMBRERO ROJO

Somos capaces de darle legitimidad a los sentimientos, a los presentimientos y a la intuición, sin que tengamos suficientes razones para justificarlo. En nosotros priman las emociones, los sentimientos, los presentimientos, la intuición, las sensaciones. Este sombrero nos ayuda y facilita el poder explorar los sentimientos de los demás, por su importante carga emocional. En este rol aprendemos que los sentimientos no se deben, nunca, justificar porque no están atados a ninguna lógica.
                   con  SOMBRERO NEGRO
Nos volvemos críticos, abusamos de la lógica negativa, del juicio y de la prudencia paralizante. Somos capaces de explicar “racionalmente” del porqué algo puede ir mal. Creemos con demasiada frecuencia en juicios negativos. Tendemos de forma reiterada a señalar todo aquello que está mal y somos capaces de explicar los motivos por lo que algo no puede funcionar. Intento objetivo de poner en el mapa los elementos negativos. Tendemos a confrontar cualquier idea con la experiencia pasada y buscamos, siempre, su proyección en el futuro. Solemos caer en la persistente forma negativa de hacer las preguntas.
                 con  SOMBRERO AMARILLO

Somos la viva expresión del optimismo, practicamos la lógica positiva, y la búsqueda de beneficios. Por tanto pensamos y actuamos siempre en positivo, con espíritu constructivo, y con un claro sentido de la oportunidad. Siempre estamos en el intento objetivo de poner elementos positivos en todas nuestras ideas y siempre con argumentos fundados. Solemos transitar desde los aspectos lógicos prácticos hasta los sueños, visiones y esperanzas. En definitiva somos constructivos y generadores de proyectos, así como nos ocupamos constantemente de que las cosas ocurran.
                con  SOMBRERO VERDE

No desaprovechamos la oportunidad para expresar nuevos conceptos, ideas, posibilidades, percepciones, al tiempo que utilizamos siempre nuestro pensamiento creativo. Encarnamos la creatividad, el movimiento y la provocación. Estamos en permanente búsqueda de alternativas en aspectos fundamentales: tenemos necesidad vital de ir más allá de lo conocido; de lo obvio y de lo satisfactorio. Solemos relegar el juicio por el constante movimiento, tanto en la acción, en el pensamiento como en el mismo lenguaje. Nuestro paradigma es avanzar (siempre movimiento) a partir de una idea y mediante la exploración encontrar nuevas alternativas, en las que la provocación es lo que importa.
               con  SOMBRERO AZUL

Adoptamos el rol de controlar y gestionar el proceso del pensamiento. Somos capaces de organizar el pensamiento mismo. Somos los que proponemos o invitamos al uso a los otros sombreros Definimos los temas a los que debe dirigirse el pensamiento y determinamos las tareas de pensamiento que se van a desarrollar.  Somos responsables de la síntesis, la visión global y las conclusiones.
BENEFICIOS QUE APORTA EL MÉTODO DE LOS SEIS SOMBREROS
  • Facilita que nuestros sentimientos se expresen en cualquier  encuentro y/o reunión sin necesidad de ser justificados ni disculpados.
  • Aparta la “esclavitud” de los resultados en el mero ejercicio de pensar. Facilita la visión holística de las situaciones.
  • Libera a los participantes de la obligación de estar en “pro” o  en “contra” de algo, lo que facilita la colaboración y exploración constructiva.
  • Favorece el “intercambio de sombreros”, es decir todos los participantes de una reunión pueden utilizar cada uno de los sombreros (heterodoxia) en lugar de aferrarse a uno sólo de ellos (ortodoxia).
  • Aporta un método práctico aplicable a diversas facetas del pensamiento que favorece un forma de pensar más abierta.
  • Da herramientas lúdicas para romper situaciones de fanatismo de pensamiento: ¿ Que les parece si aplicamos un  poco de sombrero verde en este momento?
  • Ayuda a que las reuniones sirvan para “algo”.
Los sombreros son más efectivos usados a ratos : “Sugiero que empecemos con el blanco y después cambiemos al verde y … así sucesivamente” Los Seis Sombreros se pueden usar individualmente y en numerosas ocasiones.

EL ASUNTO DE LA EMPRESA "LEGO":

Colaboración con el grupo de epistemología y aprendizaje del MIT 

La línea Lego Mindstorms nació en una época difícil para Lego, a partir de un acuerdo entre Lego y el MIT. Según este trato, Lego financiaría investigaciones del grupo de epistemología y aprendizaje del MIT sobre cómo aprenden los niños y a cambio obtendría nuevas ideas para sus productos, que podría lanzar al mercado sin tener que pagar regalías al MIT. Un fruto de esta colaboración fue el desarrollo del MIT Programmable Brick (Ladrillo programable).
El mentor del grupo, Seymour Papert, era un matemático interesado desde la década de 1960 por la relación entre la ciencia, la adquisición del conocimiento y el desarrollo de la mente infantil. De hecho, el nombre del producto, Mindstorms, proviene del título de un libro suyo, llamado MindStorms: Children, Computers, and Powerful Ideas,4 en el que describe sus ideas respecto al empleo de las computadoras como impulsoras del aprendizaje. Papert, uno de los creadores de lenguaje de programación Logo, ampliamente empleado como herramienta para enseñar programación, toma de Jean Piaget la concepción de niño como “constructor de sus propias estructuras mentales”. Es partidario delconstruccionismo, tesis que sostiene que el niño crea su conocimiento de forma activa y que la educación debe de facilitarle herramientas para realizar actividades que impulsen esta actividad.5 La lectura de su libro fue lo que impulsó al presidente de Lego a contactar en 1985 con el MIT, pues le hizo pensar que ambos grupos tenían ideas similares sobre el aprendizaje infantil.3
El aprender mejor no vendrá de ofrecer las mejores herramientas para que el profesor instruya, sino de dar las mejores oportunidades a los estudiantes para construir
Seymour Papert


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada